La corrupción contagia a los pobres

EL ORO NEGRO Y LA TRAGEDIA EN  TLAHUELILPAN

Que hacían las quizá más de 150 personas haciendo fila para robarse la  gasolina, de haber imaginado la tragedia no lo habrían hecho pero la corrupción también a contagiado a los que nada tienen que ver; el hidrocarburo estaba ahí, a merced de quien lo pudiera tomar y llevarse como fuera,  en garrafas, en tanques, con manguera; pero las consecuencias fueron fúnebres.

Tras la explosión del pasado  viernes de un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, ROGELIO CABRERA LOPEZ, Presidente de la Confederación de Episcopado  Mexicano, dijo que  los muertos y heridos son víctimas de una estructura de corrupción.

La gente arriesga la vida  por un poco   de dinero, porque es muy pobre, porque no tiene posibilidades  de un desarrollo.

El haberse acercado al lugar fue una acción de ahorrar un poco de dinero al recolectar el combustible por lo que el acto fue indebido pero no pensado; los pobres lo hacen por la ansiedad de tener algo que no les cueste porque además no tienen dinero para comprarlo muchas ocasiones.

El Arzobispo, destaco que la acción los hace responsables de lo que sucedió, porque no debían estar ahí, pero estuvieron;  sin embargo todo se debe a una estructura de corrupción que provoca que los más indefensos también quieran aprovechar algo.

La paradoja del petróleo se hace más evidente por estos días con los reclamos de mejores condiciones de vida.

Son varias las razones por las que el negocio de la extracción de una materia prima escasa e imprescindible no genera progreso para los habitantes de los países petroleros.

La dependencia de un solo producto desactivó el desarrollo de la industria manufacturera. La explotación para sacar el “oro negro” destruye los suelos que quedan imposibilitados de ser reconvertidos para el agro.

La industria de los hidrocarburos es más de capital intensivo que de mano de obra intensiva. De allí que la inversión venga del extranjero -que hasta a veces importa a sus propios trabajadores- y poco le deje al país que aporta sus recursos. En resumen, los territorios se transforman en enclaves que no contagian desarrollo, y el negocio queda en pocas manos.

La política también es protagonista. En la mayoría de los centros petroleros, mandan regímenes o monarquías pseudoparlamentarias desde hace décadas que reparten la renta extraordinaria entre un pequeño grupo afín.

Si el Gobierno fue elegido por el voto, la corrupción es la dominante. Millonarios ingresos terminan en cuentas en el exterior.

El contraste de las cifras petroleras con los indicadores sociales es contundente.

Vivimos un momento peculiar en la historia de la política y el gobierno de lo público. Si bien la democracia se ha extendido por todo el mundo, llegando incluso a lugares de escasa tradición, esta no siempre viene asociada a un buen gobierno.

Algunos de los factores que definen el buen gobierno, diferentes a los de una buena democracia. Puede ser una democracia con un alto nivel de calidad de gobierno o puedes ser una democracia con un bajo nivel de calidad de gobierno.

También algunas dictaduras tienen gobiernos de alta calidad, pero son pocas. Las malas noticias son que la correlación entre los niveles de democracia y los de bienestar humano no son muy significativos.

El gran reto que tienen las democracias por delante es ser capaces de cumplir con sus promesas. La democracia no es suficiente si no resuelves problemas como el nepotismo, la corrupción o el clientelismo

 Los problemas no están en la Constitución o las leyes, que son las mismas, sino en la implementación de estas.

La corrupción es, además, uno de los factores que más daño hacen al buen gobierno. Un problema  que, apenas preocupaba hace 20 años, pero que ahora ha ocupado un lugar privilegiado.

La  corrupción no era ni siquiera un tema de investigación y la gente no consideraba que fuese un problema. Había una teoría que decía que aunque la corrupción era mala enparte, también tenía su aspecto positivo porque engrasaba la maquinaria y hacía que la rueda siguiese girando.

La corrupción está profundamente ligada con los problemas de déficit: Los países máscorruptos sufren más problemas de déficit.

Cómo hemos llegado hasta aquí y qué podemos hacer para arreglarlo

México se ubica en la posición número 135 de 180 países evaluados en materia anticorrupción. A nivel regional, México se encuentra entre las peores posiciones de América Latina y el Caribe, por debajo de Brasil, Argentina, y Colombia; y ocupando la misma posición que Honduras y Paraguay.

La percepción sobre la corrupción ha crecido,  importantes organismos internacionales tienen los ojos puestos en México gracias a este fenómeno social;  la pregunta es,  ¿cómo se ha llegado a tal punto?

Se cree que se trata de un problema al que no se puede hacer frente de manera fragmentaria: Hay que hacerlo a lo grande, porque si  se intenta combatir pieza por pieza, terminarán  perdiendo porque las redes de corrupción encontrarán estrategias para escabullirse  como viene sucediendo.

El problema radica en que la corrupción es altamente contagiosa: Tiene poco sentido ser el único doctor en un sistema médico corrupto que no se lleva dinero por debajo de la mesa; además de estúpido, es probablemente muy peligroso ser el único honrado en la policía de México.  Por eso la corrupción genera un círculo vicioso del que es difícil salir.

Una consecuencia de esta aceptación tácita es la sorprendente reelección de políticos cuya corrupción ha sido ampliamente demostrada, y para la que se han elaborado toda serie de teorías. Suele ocurrir con los políticos locales que, aunque no sean honestos, eso da igual si ayudan a la comunidad, traen el pan a casa en forma de contratos públicos.

La corrupción perjudica la confianza entre las personas de una sociedad

En definitiva, aquellos políticos que garantizan la protección de su electorado, aun a pesar de haberse visto envueltos en escándalos de corrupción, parecen tener garantizado el voto, como en el caso de tantos nombres que podemos mencionar de la A la Z.

 La gente vota a los corruptos porque les da igual que lo sean mientras les ayuden.

Y el tema del sindicalismo es otro punto  que pronto trataremos  y como se dice “a rio revuelto  ganancia de pescadores” ya lo vera ¡¡¡¡.

Sugerencias y comentarios arabelagarcia01@hotmail.com