Una vieja herradura

Cuando recibió el cargo JOSÉ CARLOS RODRÍGUEZ MONTEMAYOR como titular de la Administración Portuaria Integral en Altamira, se levantó mucho polvo, pues llegaba al cargo sin experiencia en el ramo, pero con todo el peso del ex gobernador EUGENIO HERNÁNDEZ FLORES, quien siempre se preocupó por acomodar a sus muchachos.

El ex titular de la SCT, GUILLERMO RUIZ DE TERESA recibió la recomendación y extendió el nombramiento para JOSÉ CARLOS “Coche”, por lo que el ex gobernador EGIDIO TORRE CANTÚ no le quedó más remedio que aceptar la instrucción y dijo respecto a la inexperiencia del ex secretario privado de EUGENIO.

“Mira la gran verdad es que todos merecen una oportunidad y vamos a dejarlo trabajar”.

El API de Altamira es una de las posiciones más importantes por su enorme movimiento económico.

El comercio mundial por ahí pasa, es la conexión de México más importante con los principales centros económicos, con un muy alto movimiento de carga y descarga de mercancías.

Tiene un presupuesto millonario para obra, por lo puede ejecutarla de manera directa, como lo fue el tristemente célebre del puente roto de Altamira, un fraude que permanece sin castigo.

El titular del API en este municipio es como una especie de presidente  municipal, con un presupuesto enorme, pero sin un pueblo al que responder. Se entiende con empresarios, trabajadores, sindicatos y máquinas.

Es por eso que la lucha por la titularidad del API es encarnizada, primero VICENTE SAINT MARTíN OCHOA ex funcionario del gobierno de EGIDIO TORRE CANTÚ, que pretendió dar el albazo, pero por tener diversos asuntos pendientes con la justicia se le vino abajo el nombramiento.

Tras la caída SAINT MARTÍN, dio motivo de que revivieran las ambiciones y ahora surge el nombre de RICARDO CORREA CHÁVEZ.

CORREA es un panista que en diciembre del 2016 recibió el nombramiento como Director General de la API Tamaulipas por parte de la actual Secretaria de Obras Públicas, CECILIA DEL ALTO LÓPEZ.

CORREA CHÁVEZ consideró que el cargo no le convenía, pues nunca le dieron oportunidad de acción, a duras penas manoteo el presupuesto, por lo que ahora puso su mira en la API de Tampico, iniciando las gestiones en la ciudad de México.

Su ambición llamó de más la atención entre los grupos políticos que de inmediato alertaron por la potencial llegada de otro personaje sin méritos a la dependencia, por lo que pidieron a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que determine con los informes en la mano quien será el personaje con capacidad moral y profesional para dirigir los destinos de una de las dependencias más importantes en esta materia.

Que sea panista no es un impedimento, pero en las filas de la izquierda hay personajes que tienen la misma o mejor capacidad para hacer un trabajo responsable, transparente y profesional en la dependencia.

En la SCT ya se deslizó su nombre para la Api de Tampico, pero la presión es muy fuerte, por lo que su caída no es nada irreal, la suerte está atada a la vieja herradura de VICENTE SAINT MARTÍN.

CORREA CHAIREZ es propuesta del panismo y provoca el descontento en las filas del morenismo, quienes afirman que dirigir las APIS urgen personas comprometidas  y no como Vicente Saint Martín Ochoa, quien hizo una mega fortuna que ya le investigan hasta las autoridades americanas.

Ya les metieron gol en el ISSSTE, pero ya no quieren sorpresas en otras dependencias federales.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…