¿Vencedores y vencidos?

– Poco a poco se disipa la huelga
– Decreto superó a sindicatos
– Aceptaron, pero… ¿se quedarán?

AL margen de triunfos o derrotas, lo cierto es que la armonía obrero-patronal que prevaleció durante casi tres décadas repentinamente se vio trastocada. A partir de las 14 horas del pasado viernes, 45 empresas que mantienen contrato colectivo de trabajo con el Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales (SJOIM) fueron emplazadas a huelga.

El 20% de incremento salarial y el pago del bono anual por 32 mil pesos fueron las exigencias de los obreros sindicalizados. Horas antes del plazo acordado cuatro empresas aceptaron el pliego petitorio obrero, en el resto se colocaron las banderas rojinegras.

Posteriormente, durante el sábado, 14 maquiladoras aceptaron la petición sindical, por lo que se retiraron las banderas de huelga y los trabajadores se reintegraron a su actividad laboral. En todos los contratos colectivos se consideró el mismo porcentaje de incremento directo al tabulador y solo se presentaron algunas variaciones respecto al pago del bono anual de 32 mil pesos. La mayoría de las empresas maquiladoras acordaron cumplir con esa cláusula en dos, tres o cuatro exhibiciones.

El tema deja varias lecturas y obliga a otras tantas reflexiones.

Por principio de cuentas, vale la pena precisar que el detonante del conflicto fue el decreto presidencial que aumentó al doble el salario mínimo en la frontera, y la cláusula del bono anual que solo mantiene el SJOIM a lo largo de la zona libre. El convenio obrero-patronal establece que el bono anual resultará del monto del incremento salarial multiplicado por los 365 días del año. Como el aumento por decreto es de, más-menos, 88 pesos, el bono exigido es de poco más de 32 mil pesos.

Otros sindicatos locales cuyos contratos colectivos no tienen esa cláusula, como el Sindicato Industrial de Trabajadores en Plantas Maquiladoras y Ensambladoras (SITPME), únicamente negociaron y obtuvieron el incremento al salario.

La inconformidad de la Asociación de Maquiladoras obedece al hecho de que no estaban preparadas para asumir el millonario pago derivado del decreto presidencial. Tan simple como multiplicar los 32 mil pesos por los 40 mil trabajadores sindicalizados.

Pero no tan solo eso.

Nunca antes en la historia sindical de México los trabajadores se habían beneficiado con un incremento salarial del cien por ciento. Ningún sindicato azteca puede adjudicarse una conquista de esas dimensiones. Sin embargo, así como el decreto lopezobradorista benefició a los obreros fronterizos, del mismo modo puso a temblar al sector empresarial.

Si bien es cierto que todo parece indicar que la clase obrera sometió a la patronal con la aceptación del incremento del 20% al salario y el pago de 32 mil pesos por bono anual, también es una verdad de a kilo que los empresarios se vieron obligados a ceder a la exigencia sindical para poder cumplir con sus compromisos de producción. No obstante, surge la duda de si esas plantas productivas deciden continuar operando en este puerto fronterizo o bien se trasladan a otras regiones de la geografía nacional con mejores condiciones laborales.

DESDE EL BALCÓN:

Salvo cambios de última hora, hoy a las 11 de la mañana se llevará a cabo la reunión del Consejo Directivo de la Junta de Aguas y Drenaje de la ciudad de Matamoros, que preside el alcalde MARIO LÓPEZ HERNÁNDEZ. Las nuevas condiciones laborales mantienen inconformes a los empleados de confianza de la paramunicipal, quienes entregarán un pliego petitorio al jefe de la Comuna y a la vez presidente del Consejo Directivo de la JAyD.

Y hasta la próxima.

mariodiaz27@prodigy.net.mx