Promesas añejas

Dicen que uno cosecha lo que siembra y parece ser que así le está yendo al Oficial Mayor de la Secretaria de Educación Pública, HÉCTOR MARTÍN GARZA GONZÁLEZ, al menos en sus recorridos en el municipio de Reynosa.

Este fin de semana le fue más que bien, fue una gira sin contratiempos y de muchos aplausos, es desenfrenada su actividad de fines de semana en Tamaulipas y ese ritmo solamente lo puede imprimir sí tiene permiso desde la ciudad de México.

GARZA GONZÁLEZ hace años cuando era regidor en Reynosa, utilizaba su salario para hacer mejoras en las escuelas, como algunas pequeñas obras, pero muy importante para las autoridades educativas, padres de familia y particularmente para los alumnos.

El tema de la seguridad es muy importante en este municipio  fronterizo, donde los asaltos, secuestros, levantones y enfrentamientos entre los grupos delincuenciales son una cuestión casi diaria, no hay manera de que las autoridades puedan frenar, intentan mantener bajo control la situación, pero gobiernos federales van y vienen sin dar con la estrategia correcta.

Esas pequeñas obras que hizo en su etapa de regidor fueron agradecidas nuevamente por las autoridades educativas y alumnos de Reynosa durante la visita que hizo a las instalaciones del CBTA 275, donde sostuvo un encuentro con directores de CBTIS, CETIS y CBTAS del norte de Tamaulipas y recabar las necesidades de cada plantel.
HÉCTOR MARTÍN en su encuentro ante maestros y alumnos, destacó las intenciones del gobierno federal y en especial del Presidente de la República, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR “mi hermano de lucha”.

El funcionario recordó que hace décadas durante la realización de una campaña política le pidieron la construcción de una barda perimetral a la cual se comprometió, pero ahora que está en condiciones cumplirá con esa añeja promesa.

Ahora en su encuentro con los directores escolares tomo nota de cada una de las peticiones que se le hicieron en materia de infraestructura y material didáctico, como la petición del Director del CBTA 275, ALFONSO OSTI RICHARDEO para mejorar la infraestructura del plantel.

“Un buen día le decía yo a mi hermano en la lucha, al Presidente de todos los mexicanos, ¿usted cree que yo he perdido por que no le sepa a estas cosas? ¡No! Yo he perdido porque tengo palabra, y aunque venga un vendaval tengo que aguantarme porque ya di la palabra, no la firmé. En aquel tiempo di mi palabra, pero nunca me dijeron cuántos miles de blocks se iba a llevar”.

GARZA GONZÁLEZ se moviliza por toda la entidad, un fin de semana está en Tampico, otro en ciudad Victoria, lo mismo que Nuevo Laredo y en visita familiar en Reynosa, donde hace la combinación de chamba con la grilla.

Sus movimientos pretenden ser lentos y seguros, sobre todo ante la ausencia de figuras en Morena y los espacios vacíos siempre se llenan. Hasta en áreas de arena hay recovecos sobre los que alguien verterá agua con la esperanza de cosechar algas.

Sus visitas dejan de ser las del gato sobre el tejado, cada vez son más públicas, cada vez levantan más polvo y los celos naturales de quienes gustan descontar y dejar de ver la ventaja de tener un casi hermano presidencial.

Por algo es el tamaulipeco más encumbrado en el gabinete, no es broma el trabajo que realiza en el centro del país, ni el poder de decisión que le dieron para ser mediador en muchos de los conflictos educativos.

HÉCTOR MARTÍN GARZA GONZÁLEZ va y viene, construye ilusiones, ocupa espacios y sobre todo trae soluciones en muchas instituciones educativas tan abandonadas y con muchas necesidades.
Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…