Fronteras Rotas por Migrantes y Traficantes

Durante los últimos meses, motivado por mis continuos viajes por autobús que he realizado al interior del país y de regreso a Cd. Victoria, he sido testigo presencial de los grandes flujos migratorios desde Chiapas hacia la frontera norte mexicana, por medio de trailers y camiones de pasajeros. 

Realizando diversas entrevistas a los distintos pasajeros de líneas como Ómnibus de México, Futura, Transportes Frontera, del Norte, Grupo Estrella Blanca, ADO, entre otros; he recibido información de primera mano, que desde enero de este año se han multiplicado los pasajeros de origen centroamericano que usan este tipo de transporte desde los Estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz, hacia las fronteras de Tamaulipas (Matamoros, Reynosa y Nuevo Laredo), y de Chihuahua (Ciudad Juárez), principalmente. Por ser los puntos más cercanos. En esta ocasión han caído los pasajes hacia la frontera de Sonora (San Luis Río Colorado) y Baja California (Tijuana). 

Podemos interpretar, que desde las últimas tres caravanas registradas en octubre de 2018, enero y marzo de 2019, la mega caravana “Caravana Madre” esperada en abril y mayo, ya no se presentó de esa forma. 

Ahora los transmigrantes centroamericanos, junto con los grupos de cubanos, africanos y haitianos, están utilizando las tres siguientes formas de traslado, asistido principalmente por traficantes de personas (polleros) y representantes de ONG’s que los asesoran: 

1. Nuevamente el uso intensivo del peligroso tren conocido como “La Bestia”, para aquellos migrantes que no disponen de recursos para el pago a traficantes y otros autotransportes. 

2. El uso de camiones de carga (trailers) a través de cajas secas, para los migrantes que son copados en forma masiva por los traficantes; estos utilizan este medio de transporte en condiciones extremas y peligrosas y son copados para ser trasladados desde el sur hasta el límite frontera norte. 

3. Por último, la compra de pasajes por medio de autobuses de pasajeros, de las líneas citadas, que en forma bastante descontrolada se permite que la mayor parte de las corridas de sur a norte sean aprovechadas por los migrantes y traficantes sin exigir documentos de identidad que prueban su estancia y traslado (tránsito) en forma legal y controlada. 

Cabe notar que en este descontrol, los propietarios de autotransportes están haciendo grandes negocios al margen de la “política migratoria” del Instituto Nacional de Migración (INM). 

Por estas y otras razones, este jueves 30 de mayo, el presidente Donald Trump dijo que entre hoy y mañana viernes hará un importante anuncio sobre el tema de la frontera. “Será mi más grande pronunciamiento sobre la frontera”, a la par de anuncios que se volverá a militarizar la frontera sur con México. 

Se prevé que Trump aplicará nuevas amenazas de aranceles a productos de exportación mexicanos, si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no detiene los flujos migratorios que se han desatado desde que inició el nuevo mandato de puertas abiertas a la migración. Significa que seguirá amenazando la propia ratificación del nuevo T-MEC (TLCAN). 

De acuerdo a la BBC en español, publicaron el pasado 10 de mayo lo expresado por el presidente Donald Trump, al respecto del colapso que tiene rota la frontera de Estados Unidos (EE.UU.) con México: “Nuestro sistema está lleno. No podemos recibir más”, exclamó Trump mientras el flujo de centroamericanos sigue creciendo. 

Algo que está desbordando a las autoridades migratorias mexicanas y norteamericanas, es que muchos de estos migrantes llegan con todo y sus familias solicitando asilo. Fuente: Redacción BBC News Mundo. 10/5/2019. 

La naturaleza de quienes cruzan actualmente es muy diferente y la Patrulla Fronteriza no está equipada para manejar la situación. 

En el pasado, la mayoría de las personas que capturaba la Patrulla Fronteriza eran hombres adultos solos, procedentes de México, que llegaban a EE.UU. en busca de trabajo temporal. Ahora, predominan unidades familiares con niños o menores no acompañados que no pueden ser fácilmente repatriados. 

Dicho aumento de unidades familiares es una respuesta directa a las vulnerabilidades del marco legal tanto mexicano como norteamericano, en el que los migrantes y los traficantes de personas saben que serán liberados y se les permitirá quedarse en México o en EE.UU. indefinidamente, pendientes de procesos migratorios que pueden durar años. 

Los traficantes o contrabandistas, les han dicho a los transmigrantes que los liberarán rápidamente, siempre y cuando estén con un niño, y que los dejarán quedarse en EE.UU. durante años mientras procesan sus casos de solicitud de asilo. 

Las cortes de inmigración norteamericanas tienen más de 800 mil casos pendientes a mayo 2019; se necesitan en promedio 700 días para procesar cada uno de ellos. Debido a que las leyes y las resoluciones que protegen a los niños prohíben detener a los jóvenes durante más de veinte días, las familias a menudo son liberadas. 

Al ritmo actual de casi cien mil migrantes al mes, los funcionarios dicen que más de un millón habrá intentado cruzar la frontera en un periodo de doce meses entre mayo de 2018 a mayo de 2019. 

“El sistema está mucho más allá de su capacidad y se encuentra en un punto crítico”, dijo el comisionado de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. (CBP, en sus siglas en inglés), Kevin McAleenan, en una rueda de prensa en Washington al anunciar los últimos datos. 

Más del 90% de los migrantes de febrero fueron de Guatemala, según McAleenan, que explicó que “muchas familias guatemaltecas ahora están utilizando autobuses y llegando a la frontera suroeste en tan solo cuatro y siete días de manera muy consistente”. 

Asimismo, Honduras desbancó a México como el segundo país con más nacionales que llegaron ilegalmente a Estados Unidos. 
Por otro lado, el funcionario argumentó que los próximos meses -marzo, abril y mayo- registran normalmente picos de llegadas a la frontera, gracias a las buenas temperaturas que hacen que la travesía sea más cómoda. Fuente: Declaración a medios de la CBP. Marzo 2019. 

Por esto podemos afirmar que las fronteras sur de México y sur de EE.UU. se encuentran al borde del colapso, están prácticamente Rotas. 

Ahora de acuerdo a las propias declaraciones de los administradores de Casas de Migrantes fronterizas, éstas se encuentran totalmente rebasadas y sin recursos. 

Asimismo, en el caso solamente de nuestro estado de Tamaulipas, el pasado 12 de mayo José Carmona, director general del Instituto Tamaulipeco para los Migrantes (ITM) y Coordinador Nacional de las Oficinas Estatales para la Atención a Migrantes (CONOFAM), declaraba que:

“Las fronteras en Tamaulipas están saturadas. Están a la espera en sus 17 puentes fronterizos entre cuatro mil 500 y cinco mil migrantes diarios que intentan cruzar a los Estados Unidos a través de una visa humanitaria. Las casas de migrantes y los refugios están rebasados” 

“Esto ya generó una crisis social no solo por la falta de lugares para darles atención sino por la carencia de recursos económicos para brindarles todo el apoyo. En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 se cancelaron todos los recursos de los Fondos de Atención al Migrante y de la Frontera Norte, que en el 2018 fue de 28.6 millones de pesos”.