Azul o marrón

Cuando muere una persona, por lo regular siempre decimos que era una muy buena persona y en el caso de la muerte de JOSÉ ANTONIO LEAL DORIA podemos decir que sí lo era, sumamente generoso y honró su paso por la vida, luchando por la democracia y la izquierda.

LEAL DORIA fue un verdadero hombre de izquierda, que no llega a Morena por la ambición, ni tampoco por conveniencia. Luchó desde su trinchera por sus ideales, siempre concibió un México más igualitario, pero no le alcanzó el tiempo para verlo.

Es cierto, vio el triunfo de la izquierda, pero no el cambio y falleció víctima de una penosa y mortal enfermedad que lo aquejaba desde hace tiempo.

TOÑO LEAL DORIA quería participar en la elección, le interesaba hacerlo por la vía de mayoría, salir a colonias y ejidos, pero cuando le llegó la candidatura ya empezaba a sentirse mal.

Los médicos le prohibieron salir a las calles, pues su salud empeoraría, pero insistía en intentarlo, pero la realidad lo alcanzó, al no sentirse con fuerza para caminar y prefirió dejar la candidatura.

En el CEN de Morena se enteraron de su salud, por lo que le ordenaron que se registrara como plurinominal, instrucción que atendió y lo hizo, lo que provocó una serie de ataques en las redes, pero también personales al grado de que recibió todo tipo de acusaciones y señalamientos.

TOÑO LEAL soportó acusaciones y siguió adelante con su trabajo, como líder de Morena pretendía organizar las elecciones, pero las peleas internas y diferencias que se dieron entre las tribus no le permitieron avanzar como hubiera querido.

Todo complicado por su delicado estado de salud.

Las hordas no permitían que fuera abanderado plurinominal e impugnaron en los tribunales, pero no prosperó la denuncia y por eso TOÑO LEAL apareció como segundo lugar en las listas.

No alcanzó a votar, tampoco será diputado local, mucho menos conocerá los resultados de las elecciones, falleció este domingo a minutos de que iniciará la elección.

TOÑO vivió por y para la izquierda, luchó por la democracia, también se quejó de las guerras intestinas que impedían el crecimiento de Morena y que serían una ancla.

Murió TOÑO LEAL, un ser generoso y amable.

No mentimos cuando decimos que se fue un buen hombre, pues realmente creyó en la humanidad y que partió sin alcanzar su sueño de ver a Tamaulipas gobernada por izquierda.

En tanto las elecciones se desarrollaban sin sobresaltos, sólo pequeñas irregularidades denunciadas, como la instalación tardía de las casillas principalmente, pero sobre todo marcada por un alto nivel de abstencionismo en casi toda la entidad.

Un curioso reporte fue el desmayo de un representante del PT que llegó bien “crudo” a su casilla en Matamoros y perdió el sentido, todavía andaba “encaguamado”.

De acuerdo a los observadores y operadores políticos de distintos partidos, los resultados no serían sorpresivos y el PAN se llevaba la mayoría de los triunfos.

Había competencia en Matamoros y Reynosa, donde los operadores realizaban los últimos esfuerzos para sacar electores y cambiar los resultados.

Una de los operadores más fuertes del PAN se mostraba confiada en ganar la elección, nos aseguraba que cumplieron con el plan para ganar la elección.

“Claro sí todas las personas a las que promovimos salen a votar por el cambio hacia adelante, pues ya ganamos”, nos decía confiado.

Azul o marrón, todo indica que el cielo no cambia de color. Hoy tendremos los resultados.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…

Contacto: patinadero@hotmail.com