Crece un árbol de higos en cadaver

Los restos de un hombre, que desapareció y fue asesinado en 1974, han sido encontrados 40 años después gracias a la semilla de un higo que comió antes de morir, de la que creció una higuera.

El árbol llamó la atención de un investigador por el inusual lugar donde lo encontró, una cueva, y excarvó para investigar y encontró los restos óseos de una persona.

Tras una indagación, se supo que el cuerpo pertenecían a Ahmet Hergune, que participó en el conflicto entre grecochipriotas y turcochipriotas en 1974 y que nada se sabía de él desde que los griegos se lo llevaron el 10 de junio de ese año.

Las pruebas de ADN han podido confirmar su identidad y su familia, que lo buscó durante décadas, por fin ha podido saber qué fue de él.

Con información de EL GRÁFICO.