GN es patrulla fronteriza o muro virtual

Con absoluta impotencia, en mi columna de hoy hablaré de la manera como el gobierno federal actual, se convirtió en un auténtico Muro Virtual y en una Patrulla Fronteriza a la mexicana, en forma paralela a las fuerzas de contención migratoria que el gobierno norteamericano aplica para detener, regresar y deportar a los migrantes centroamericanos, e incluso mexicanos, a aspirantes al ‘sueño americano’.

Una vez alejada la presión inicial, que el gobierno anterior norteamericano, encabezado por el republicano Donald Trump, obligó en forma descarada, para que el gobierno de López Obrador utilizara a la naciente Guardia Nacional como una especie de muro virtual, para intentar amortiguar o suspender las grandes oleadas de transmigrantes centroamericanos, que en forma de éxodos venían transitando sin control por el territorio mexicano con destino final, al territorio de EE.UU. bajo el argumento del ‘sueño americano’ o de huir de la violencia, inseguridad y falta de empleos en los tres países que integran el llamado ‘Triángulo Norte de Centroamérica’ (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Vale recordar, que entre 2019 y 2020, el gobierno de la 4T distrajo cerca de 23 mil miembros de la naciente Guardia Nacional, con la consigna de retener las caravanas migrantes. Estos elementos castrenses se distribuyeron entre la región sureste de Chiapas, Tabasco y Oaxaca. Por la parte norte, se disemina diseminaron desde la frontera de Tijuana Baja California, hasta la de Matamoros Tamaulipas.

Ahora, bajo la nueva administración del demócrata Joe Biden, de forma más sutil, sin mencionarse una velada amenaza, como la de imponer aranceles de las importaciones de mercancías mexicanas desde EE.UU. a cambio de imponer dichos elementos castrenses para reprimir los éxodos citados en 2019 y 2020.

Ahora, el gobierno de Biden, a cambio de donación o adelantos de vacunas de la patente Aztra Séneca, se obligó veladamente al gobierno de López Obrador, para volver a imponer como un muro virtual, ya no 23 mil elementos de la GN. Hoy se sabe que la cifra ya ascendió a más de 27 mil militares.

Estos datos duros, nos permiten señalar que el gobierno federal no está cumpliendo con las asignaciones que por ley atribuyó a la Guardia Nacional mexicana, que en esencia fue creada para salvaguardar la seguridad e integridad de los ciudadanos mexicanos, donde solamente en dos de sus 44 artículos, dicha Guardia se aplicaría indirectamente en supervisar las corrientes migratorias, más no en reprimirlas como si la ‘migración fuera un delito en México’.

A continuación, citando a Jorge Santibañez en su columna de hoy en El Times, redactamos el estado actual de la GN y la distracción que están obligadas al usar sus elementos para vigilar a los migrantes, que por desgracia, se confunden a los transmigrantes de Centroamérica y otros países, con las ‘diásporas’ de nuestros propios emigrantes de origen mexicano.

[…] La Guardia Nacional de México, creada en esta administración, formalmente hablando, tiene como función esencial proporcionar seguridad pública a México y los mexicanos.

En síntesis, prevenir y perseguir la comisión de delitos. Según el discurso oficial, forma parte medular de la estrategia para combatir la delincuencia organizada.

De acuerdo con el decreto de su creación, tiene asignadas 44 atribuciones, casi todas relacionadas con la prevención o persecución de delitos.

Las atribuciones 35 y 36 se refieren a la coordinación con el Instituto Nacional de Migración (INM) para la inspección de documentos migratorios de extranjeros y para el resguardo de las estaciones migratorias.

Hoy en día tiene 100 mil elementos, la abrumadora mayoría de origen militar, de los cuales poco más de 27 mil están asignados a las fronteras Norte y Sur de México para “controlar” el tráfico migratorio.

Estos datos, todos oficiales, motivan algunas reflexiones sobre cómo el gobierno mexicano se subordina a Estados Unidos, enfoca de manera muy equivocada el tema migratorio y se aleja de aquellos discursos de campaña de inicios de gobierno según el cual se atenderían prioritariamente las causas de la migración.

No queda ninguna duda, la administración de AMLO ha optado por controlar la migración por la fuerza.

Al otorgarle a la Guardia Nacional la facultad de realizar inspecciones migratorias, ubica a los migrantes en el mismo cajón que los delincuentes. Es decir, según el gobierno mexicano, migrar es un delito y el que migra es un delincuente. Muchos especialistas dicen que los elementos de la Guardia Nacional no están capacitados para nada, pero para tratar migrantes que huyen de la violencia y la inseguridad, menos. Y nosotros que nos quejamos de cómo tratan en Estados Unidos a los inmigrantes mexicanos y nos ofendemos cuando a los indocumentados les llaman ilegales…

… Surgen más preguntas. Toda vez que la “inspección” se realiza en territorio mexicano, ¿cómo saben los elementos de la Guardia Nacional que a quienes están inspeccionando son extranjeros? Según los datos de la patrulla fronteriza estadounidense el 40% del flujo de migrantes que buscan entrar a Estados Unidos de manera subrepticia, es mexicano. ¿Cómo distingue la Guardia Nacional a los mexicanos para con quienes no tiene ninguna atribución de inspección?… […]